UD ALMERÍA

El Almería no aparece en el Carlos Belmonte y se queda en descenso

El Almería no aparece en el Carlos Belmonte y se queda en descenso

Los rojiblancos, sin actitud, caen con estrépito ante un Albacete que lo tuvo fácil

JUANJO AGUILERA

Vergonzoso, de verbena, como el ataque y la defensa. La UD Almería cae derrotado por un equipo que no es peor porque el resultado encajado por los de Luis Miguel Ramis en el Carlos Belmonte fue justo y hasta corto. Ganó el Albacete porque hizo más, infinitamente más, que un equipo rojiblanco sin actitud, que no supo nadar contracorriente –algo que no es nuevo, ya que no es capaz de remontar un resultado adverso– y que le despeja lo de la posible casualidad a una racha bochornosa. Son, con el del Carlos Belmonte, ocho partidos sin ganar –dos puntos sobre 24 posibles–, siete sin dar la cara –la excepción es el partido ante el Real Valladolid– y seis derrotas en ese espacio de tiempo que condenan a los rojiblancos a algo que, por sabido, se repite como si fue el ‘día de la marmota’.

2 Albacete Balompié

Tomeu Nada; Chus Herrero, Esteban Saveljich, Michael Gafoor; Álvaro Arroyo, David Rodríguez, Jon Erice, Néstor Susaeta (De la Hoz, m. 61), David Morillas; Héctor Hernández (Bela, m. 54) y Roman Zozulya (Gálvez, m. 74).

0 UD Almería

René; Marco Motta, Ángel Trujillo, Jorge Morcillo (Lucien Owona, m. 82), Nano; Joaquín Fernández, Rubén Alcaraz (Hicham, m. 69; Gaspar Panadero, José Ángel Pozo, Fidel (Juan Muñoz, m. 69), y Pablo Caballero

Goles
1-0, m. 35: Dani Rodríguez. 2-0, m. 57: Zozulya
Árbitro:
Moreno Aragón, correspondiente al colegio madrileño. Amonestó a Héctor Hernández (m. 18) y Jon Erice (m. 46), del Albacete Balompié, y a Jorge Morcillo (m. 30) y a Pablo Caballero (m. 61), de la UD Almería. Expulsó por doble amonestación al rojiblanco Joaquín Fernández (m. 45 y 91).
Incidencias:
Partido correspondiente a la decimocuarta jornada del Campeonato de Liga de Segunda División A, Liga 1|2|3, celebrado en el Carlos Belmonte. Se guardó un minuto de silencio.

Ante el Albacete, otro bochornoso espectáculo de un conjunto unionista que se fue diluyendo poco a poco, después de adelantarse el equipo de Enrique Martín en el marcador, en el minuto 35, y no tener capacidad de reacción. Roman Zozulya, en el minuto 57, dejó sin vida a una UD Almería sin capacidad de reaccionar, que se fue desangrando minuto a minuto y dando cada vez peores sensaciones.

Sin propuesta

El partido, de todas formas, comenzó con la intención rojiblanca de igualar la propuesta de un Albacete que no se escondió para proponer un juego basado en conceder el balón a la UD Almería y de este modo tratar de sorprender a la contra. El equipo de Luis Miguel Ramis tuvo el balón en los primeros minutos, pero como casi siempre no supo usarlo para sacar un partido beneficioso. Sin embargo, el primer intento fue un disparo del local Jon Erice, en el minuto 7, que se marchó por encima del larguero de la portería defendida por René Román.

Aunque balón lo tuviera el conjunto unionista, el Albacete ponía ímpetu en que se jugara ‘su’ fútbol. Una pérdida en el centro del campo, en el minuto 12, provocó una salida rápida de balón de Jon Erice que le cayó a Héctor Hernández, este encaró a René y el disparo cruzado se le fue fuera por poco, en la primera ocasión de los locales.

El fútbol era escaso, el partido frío, si bien es cierto que era el conjunto de Enrique Martín Monreal el que estaba un poco más metido. De hecho, en el minuto 14, le fue anulado un gol al cuadro castellano-manchego por fuera de juego, tras un saque de falta de Néstor Susaeta que remató en posición antirreglamentaria Chus Herrero.

La prisa contra la pausa

Ninguno de los dos equipos arriesgaba, ‘pertrechados’ de miedo hasta los dientes, a la espera de algún descuido. En el 32, el cuadro castellano-manchego estuvo cerca del gol, en una acción de Néstor Susaeta que metió el balón en el área, retrasó Roman Zozulya y Arroyo disparó, pero Jorge Morcillo se cruzó para evitar que el balón se dirigiera a la portería almeriense. Sin embargo, en la siguiente acción, Dani Rodríguez aprovechó un servicio de Zozulya y entró por el perfil derecho de los rojiblancos, Trujillo ‘reculó’ y el jugador albaceteño puso el balón ajustado al palo izquierdo de la meta defendida por René.

Lo intentó el Almería, en el minuto 38, en una acción por banda derecha en la que el balón le cayó a Marco Motta, pero el disparo del lateral diestro italiano se marchó fuera, por la parte izquierda de la meta defendida por Mateu Nadal.

El Almería empezaba otra vez el partido perdiéndolo, con la obligación de hacer algo más para meterse en un partido en el que el rival, otra vez con poco, aunque mucho más que el equipo rojiblanco, se adelantaba en el marcador para cargar de necesidad a los de Luis Miguel Ramis, faltos de contundencia –algo que no es nuevo– y de personalidad –que también se busca desde hace jornadas–. Ausencias tan importantes como las que puedan suponer las bajas y que dan de sí esa inoperancia tan importante y fundamental que permite dominar lo que no se hace, las dos áreas.

No hubo variación en el inicio de la segunda parte. El Almería intentó proponer, pero careció de acierto en el último pase, en escasas ocasiones, y de profundidad, en la gran mayoría. En el 48, una gran acción de Gaspar Panadero por la derecha, acabó con combinación con Fidel, este la puso y Arroyo cedió de cabeza, anticipándose a Pablo Caballero, preparado para rematar.

Diluido

El Almería dio un pasito en el 53, en una acción entre Fidel y Pozo, que se la llevó el malagueño, buscó el disparo casi desde la misma posición desde la que Dani Rodríguez consiguió el gol castellano-manchego. El balón llevaba el mismo camino, pero aquel entró en la meta de René y el de Pozo, tocando en el mismo sitio, volvió al campo.

Y, casi como ante el Cádiz, el Albacete aprovechó otra pérdida en el centro del campo para hacer aún más daño. El balón de Chus Herrero para Roman Zozulya lo aprovechó el ucraniano para superar a René en su salida y colocar el segundo gol y hundir más si cabe a un equipo rojiblanco sin ninguna actitud y con escasísima capacidad de reacción.

En el 62, Bela pudo hacer el tercero, pero el disparo del jugador albaceteño, que había entrado de refresco por Héctor Hernández, lo despejó René, enviando el lanzamiento a saque de esquina, ante la desesperación del cancerbero rojiblanco, al que le empezaba a ‘llover’ más de la cuenta.

Las pérdidas eran continuas para un Almería sin capacidad de dar señales de vida, más bien muerto, incapaz de mostrar atisbos de reacción porque con media hora por delante, ni los cambios dieron motivos para pensar en una posible reacción, porque no hubo ni remota capacidad. En el 79, en un balón casi rebotado, Juan Muñoz disparó abajo y Mateu Nadal atajó. En el 80, en un balón colgado por Joaquín hubo anticipación en la defensa para despejar ante el intento de remate de Juan Muñoz.

El Almería no daba señales de vida, cada más muerto, cada vez menos equipo, para firmar una ‘nueva incomparecencia’. En el Carlos Belmonte no estuvo, se ‘quedó’ en los puestos de descenso.

Fotos

Vídeos