UD Almería

Alcaraz vive su segundo capítulo de «nunca he entrenado con tan pocos jugadores»

Alcaraz vive su segundo capítulo de «nunca he entrenado con tan pocos jugadores»
AGUILERA

Lucas Alcaraz tendrá que llamar, como mínimo, a cinco jugadores con ficha del filial ante el Córdoba este sábado

JORDI FOLQUÉAlmería

Siendo optimistas y entendiendo que los tres jugadores que pueden ser, a día de hoy, dudas para la cita del sábado (Verza, Juan Muñoz y Fidel) estén disponibles y que, además, no haya ningún percance físico más hasta la cita contra el colista de la Liga 1|2|3, Lucas Alcaraz deberá aumentar el número de jugadores del filial que estén en la convocatoria ante el Córdoba en relación a los que ya estuvieron el pasado viernes en el Nuevo Los Cármenes. Porque alguno, del primer equipo, que no estuvo en Granada sí podrá entrar entre los 18 convocados, pero otros, en cambio, que sí formaron parte del acta arbitral ante el conjunto entrenado por José Luis Oltra verán el último partido de 2017 en el Estadio de los Juegos Mediterráneos desde la grada o, si así lo cree conveniente, desde Las Palmas (en el caso de Nauzet Alemán).

El canario ya no pertenece a la disciplina de la UDA tras haber rescindido su contrato con el club rojiblanco. Lo hizo, como ya ha informado IDEAL, sin haberse abierto todavía el mercado de fichajes, a falta de dos partidos para acabar el 2017, habiendo jugado unos minutos en Granada y, sobre todo, ante la plaga de bajas con las que cuenta Lucas Alcaraz para poder preparar la cita de este sábado, que ha sido calificada como «final» por los que, hasta el martes, han sido sus compañeros de vestuario. Por todo lo expuesto, en la UDA ha podido sorprender más el momento escogido para haber solicitado la baja «por motivos personales» y que la entidad presidida por Alfonso García accediera a conceder esta petición en una semana tan complicada para elaborar una lista.

Una situación que quedó reflejada en el día de ayer, en el entrenamiento que se desarrolló en el campo principal del Estadio de los Juegos Mediterráneos. Lucas Alcaraz tan solo pudo contar con 10 jugadores con ficha del primer equipo (contando a los dos porteros de la primera plantilla) a pleno rendimiento. Porque hubo alguno más. Como Juan Muñoz, que volvía a los entrenamientos tras haber estado ausente por unas molestias el día anterior, y un Verza que no completó la sesión en su totalidad con el grupo.

Fidel no entrenó

Fidel Chaves, directamente, se quedó al margen de la sesión por tener un problema físico. Más bien, como dijo el club, como «medida de precaución». Porque lo que tiene claro el preparador granadino es que no quiere ninguna baja más antes de que llegue el choque contra el Córdoba. Ya sería un serio problema. Los tres mencionados son los que representan las dudas que tiene el preparador rojiblanco en su mente para hacer, como mínimo, la convocatoria. En un principio, el delantero tiene más opciones de ser titular. Eso sí, sabiendo que Alcaraz no está para nada contento con su rendimiento, como quedó reflejado en sus manifestaciones tras la derrota ante el Granada el pasado viernes. El oriolano, por su parte, aspira a que pueda entrar en la convocatoria. Al menos, como reconoció ayer, «para ayudar en lo que pueda desde el banquillo». El onubense, titular en el Nuevo Los Cármenes, aspira a que pueda mantener tal condición.

Porque no le debe ser muy complicado mantener este status. De un 'plumazo' se han caído dos jugadores que han ocupado dicha demarcación en algunos momentos de la campaña. Sobre todo en el extremo derecho. Además de un Nauzet Alemán que ya está en Canarias, Javi Álamo, también insular, no jugará hasta el año que viene tras detectarle una lesión que lo tendrá apartado durante tres semanas. Así que o juega Fidel o se le da paso a otro del filial.

Uno de los cinco, contando entre ellos a Pervis Estupiñán y Gaspar Panadero, que tendrán que estar en la convocatoria ante el Córdoba. Siempre, como se ha indicado, que no haya más 'movimientos' hasta la hora del partido. Sabiendo que, como máximo, podría haber cuatro sobre el terreno de juego a la vez. Porque la reglamentación es clara y siempre debe haber siete con ficha del primer equipo en un partido oficial, ya sea del campeonato liguero o de la Copa del Rey.

El ecuatoriano tuvo que entrar en la convocatoria, a última hora, frente al Granada por las molestias de Javi Álamo. Pero no lo hizo por el insular. Lo hizo por Iván Martos. El joven del filial se quedó fuera porque, en ese momento, se entendió que era un riesgo tener a cinco jugadores del 'B' en la lista de 18 convocados. Un riesgo que, ahora, deberán asumir en el cuerpo técnico encabezado por Lucas Alcaraz. Porque no les queda otra tras la sanción de Rubén Alcaraz (el único sano que no puede jugar) y la marcha de Nauzet Alemán que, estando bien, ha tomado la decisión de irse de la UDA sin esperar a final de diciembre, cuando acababa la primera parte del contrato firmado en agosto y que, por esta ruptura, no se ampliará hasta el 30 de junio.

La realidad es la que es y Lucas Alcaraz, en su comparecencia de prensa que dará en el día de hoy, podrá repetir la frase dicha hace una semana. «Nunca he entrenado con tan pocos efectivos de la primera plantilla». Lo dijo hace siete días. Hoy, ante los periodistas, también le vale esta misma frase. Porque esta semana todo se ha complicado aún más y tiene, de manera fija, menos elementos entre los que elegir para recibir al colista en una final.

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos