UD Almería

La UD Almería salva un punto

La puerta a cero. René Román ataja el balón, objetivo que si se consigue permitirá sumar./Juanjo Aguilera
La puerta a cero. René Román ataja el balón, objetivo que si se consigue permitirá sumar. / Juanjo Aguilera

Motta ha igualado el tanto inicial de Aridane

Juanjo Aguilera
JUANJO AGUILERAALMERÍA

Una rotura del tendón de Aquiles, dos ligamentos cruzados, una lesión meniscal que se ha alargado desde noviembre hasta hace una semana, más de treinta lesiones musculares... Es para pensar en el mal de ojo que parece perseguir a la UD Almería, si bien lo de las lesiones musculares pueda ser consecuencia de unos hábitos inadecuados. De todas formas, no hay nada mejor que un triunfo para borrar el semblante triste que se ha apoderado de los rojiblancos y su entorno casi desde el comienzo de la temporada, con escasas rachas que han permitido alegrar la cara por momentos. Aunque en este caso haya que invocar a la magia para conseguirlo, porque algo de 'pócima' se necesitará para lograr la ansiada victoria que rompa una racha de seis partidos sin ganar con la que comparecen los de Lucas Alcaraz a la cita de esta tarde.

De todas formas, el citado brebaje no tiene secretos, se fundamenta en el trabajo diario y constante. De eso no falta, pero no estaría de más una ayuda mágica ante tanto infortunio. De hecho, Lucas Alcaraz sólo dispone de 17 jugadores de la primera plantilla, por lesiones o sanciones, para afrontar un reto más que complicado. El Albacete, con un pie metido en la salvación tras el valioso empate conquistado el pasado jueves en El Alcoraz y que en su entorno se habla de buscar el playoff, llega con buenos números lejos del Carlos Belmonte, donde ha conquistado 16 de los 45 puntos con los que cuenta en la clasificación y que, tras el partido frente a la SD Huesca, alarga a cinco la racha de enfrentamientos sin perder a domicilio, con dos victorias y tres empates. De todas formas, es indivisible, en un campeonato liguero, las conquistas fuera y lo que se consigue en casa, más allá de que puedan significar sinergias atractivas en alguno de los casos o en los dos.

Obligación de victoria

De lo que no cabe duda es de la obligación de victoria que persigue a la UD Almería que, otra vez como en tantas otras temporadas pasadas, vive con la amenaza del descenso pendiente de un hilo que ojalá no sea tan blando como los 'ligamentos' de la plantilla que dirige Lucas Alcaraz. Este afronta el duelo tal vez atormentado por no encontrar respuesta al infortunio que, en forma de lesiones, supone un hándicap que permita luchar en igualdad de condiciones para lograr, de un modo menos difícil, las conquistas necesarias para llevar la nave a puerto, sin más 'grietas' que las sufridas hasta ahora, que ya son bastantes.

Del mismo modo que no existe separación entre las conquistas en casa y a domicilio, tampoco se pueden hacer diferencias y dejar a un lado los condicionantes con los que la plantilla rojiblanca buscará los tres puntos en la cita de esta tarde, desde las cuatro, frente al Albacete Balompié. Son muchas las bajas y con eso ha tenido que trabajar el técnico que ha debido variar, en los tres últimos entrenamientos, lo que ya tenía pensado al comienzo de semana, cuando el pasado lunes se volvió al trabajo con las sensaciones positivas del partido celebrado en el Ramón de Carranza. El pasado jueves se volvía a cebar con la plantilla la desilusión que suele provocar una nueva baja, con una lesión grave, por la duración de la recuperación, como la sufrida por Gaspar Panadero. El manchego era uno de los jugadores más habituales en el once, que había crecido a base de la misma velocidad con la que se comporta sobre el terreno de juego.

Con lo que hay

Pero no valen lamentos ni excusas. Lucas Alcaraz ha expresado en más de una ocasión aquello de «es lo que hay», una veces refiriéndose al número de efectivos y otras a las circunstancias, que han sido un hándicap 'dañino' para el crecimiento en la clasificación del equipo rojiblanco. La alegría llega, de todas formas y dentro de lo que cabe, con la recuperación de dos jugadores importantes, uno ya estuvo la pasada semana y otro se reincorporó' el miércoles -fue cuando recibió el alta médica-. La presencia de Tino Costa y Joaquín Fernández alivia un tanto el panorama de bajas, que aún así siguen siendo muchísimas.

De todas formas, no clarifica cómo actuar por fuera, por las bandas, ante las ausencias de Gaspar Panadero y Lass Bangoura, que deparará, seguramente, la entrada de Fidel por la izquierda, mientras Hicham y Javi Álamo se pueden disputar la presencia en la otra. Los tres, necesitados de la comprensión del público, tal y como expuso el viernes Lucas Alcaraz en rueda en prensa, aludiendo a que «en la situación que estamos, tanto el equipo como algunos jugadores necesitan del apoyo y la comprensión y tolerancia de la grada y estamos absolutamente convencidos que así va a ser».

Está claro que atrás se actuará con la presencia de los que están en mejor estado como son los casos de René, que sigue con cuatro tarjetas desde que vio la última en el partido frente al Lugo y que estará bajo palos; Marco Motta, redimido tras un excelente partido en Cádiz que dejó sin lucir a Álvaro García, y Pervis Estupiñán, estarán en los laterales, con Joaquín Fernández y Jorge Morcillo, por el centro.

Sería arriesgada la presencia de inicio de Tino Costa por lo que lo más normal es jugar con una pareja de mediocentros formadas por José Antonio Verza y Rubén Alcaraz, con José Ángel Pozo en la función de enganche. Por las bandas, lo comentado, con Pablo Caballero y Soleri peleando por el puesto de jugador en punta, aunque el rendimiento de Juan Muñoz en el partido de Cádiz también le da opciones.

Rival difícil

Enfrente un Albacete que seguirá apostando, seguramente, por un once muy parecido al del pasado jueves en Huesca, excepción hecha de César de la Hoz, lo que puede suponer un problema, ante la ausencia de Néstor Susaeta, dos jugadores que ocupan posiciones similares y que no estarán como tampoco, como es obvio, Pelayo o el exrojiblanco Esteban Saveljich, que pese a haber cumplido su sanción no viajó por unas molestias musculares en el recto anterior. Además, en defensa, Gorosito ha trabajado con problemas durante la semana.

Acuña, tras jugar ya unos minutos en El Alcoraz el jueves pasado, está en la convocatoria ya plenamente recuperado, lo que supone un peligro añadido. Además, en la convocatoria entran los canteranos Varo y Ángel Moreno.

Lo cierto es que el hecho de haber disputado dos partidos en cinco días y ante rivales como Rayo o Huesca puede derivar en la realización de algunos cambios por parte de Enrique Martín Monreal.

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos